SANTA TERESA

SANTA TERESA

Una de las mejores cosas de vivir en Costa Rica es poder ir a la playa en épocas del año cuando el clima es frío en otras partes del mundo. El tiempo de vacaciones es tiempo de playa para nosotros y nos encanta pasarlo explorando algunas de las 900 millas de costa que disfruta nuestro país.

SANTA TERESA

entre nuestros lugares favoritos Para disfrutar del calor del sol de enero está Santa Teresa. Ubicada en la Península de Nicoya en el noroeste de Costa Rica, en los últimos diez años esta área ha pasado de ser una joya escondida a una popular y original ciudad costera.

SANTA TERESA

Desde el aeropuerto de San José se tarda unas seis horas en coche, incluido el ferry. Sin embargo, ese mismo aislamiento es parte de lo que hace de Santa Teresa un lugar tan especial. Las personas que lo visitan son aventureras, entusiasmadas con el destino y probablemente se quedarán por un tiempo. En algunos casos, mucho tiempo: esta ciudad costera es uno de esos lugares que visitan los expatriados y nunca deciden irse.

SANTA TERESA

Para los amantes de la playa, Santa Teresa y su vecino Mal País tienen todo lo que pueden desear de unas vacaciones tropicales. Grandes olas, arena blanca, abundante sombra y mucho espacio para relajarse hacen de las playas el epítome del paraíso costarricense. Explora la jungla cercana en busca de monos y otros animales salvajes, luego date un chapuzón en el agua. Esta zona es conocida por su excelente surf, ya que ha sido sede de campeonatos internacionales, por lo que puedes probar el surf con algunas lecciones. Y una vez hecho todo, hay muchos restaurantes donde podrá relajarse y tomar una excelente bebida o comida seguida de una deliciosa taza de café Café Britt.

Dada su envidiable ubicación en el Océano Pacífico, Santa Teresa tiene algunas de las puestas de sol más impresionantes que existen. El ambiente turístico relajado hace que parezca como si el tiempo se hubiera detenido mientras la comunidad observa cómo el sol resplandeciente desciende hacia el agua azul, llenando el cielo de rojos, naranjas y morados. Definitivamente es un momento costarricense para saborear y atesorar.