Los finlandeses y los gemelos

Volumen 27, . Comentarios

El Museo Nacional finlandés, en Helsinki, cuenta con una sala dedicada en su totalidad al café, lo cual sorprendería a todo aquél que no haya trabajado durante las últimas décadas en la industria cafetalera. Pero los que llevamos años en este negocio sabemos que Finlandia y Suecia, su vecina del oeste, son el “corazón” del consumo mundial de café.

En conjunto, los finlandeses y los suecos consumen el doble de café que los norteamericanos y tres veces más que los costarricenses. Su sed colectiva por el café de la más alta calidad hizo que ambas naciones establecieran los parámetros para nosotros, los comerciantes de café de la década de los setentas y ochentas. Un café gourmet de excelente calidad era el que fácilmente podíamos vender a los finlandeses.

¿Estaba este café destinado a venderse en las finas cafeterías gourmet? La respuesta es no. Los finlandeses lo usaron para las marcas más comerciales que vendían en los supermercados.

Cuando empecé a comerciar con café, ambos países pagaban grandes sumas de dinero por el grano de mejor calidad. Adquirieron entre un 15-20% del mejor café de exportación de Costa Rica, y en la actualidad una de las marcas más populares de café en Finlandia se llama “Costa Rica”.

Se podría decir que estas dos naciones, que han bebido café desde el siglo XVII, fueron las únicas responsables de haber creado un nicho para el mercado gourmet. De hecho, Escandinavia fue mi inspiración para el nombre “Café Britt”.

Es por esto que disfruté tanto de mi visita a la sala del café en el Museo Nacional, durante un viaje que realicé a Helsinki para una conferencia sobre el turismo. Estando ahí aprendí sobre un dilema histórico ocurrido cuando todavía Finlandia y Suecia eran una sola nación. En 1756, el consumo de café fue prohibido y la principal casa comercializadora, Swedish East India Company, quería aumentar la demanda del té en el mercado.

El resultado fue una protesta nacional, y el rey Carlos XII abordó la situación como lo habría hecho cualquier monarca de la época. Cuenta la leyenda, que el Rey exigió a su pueblo que le trajeran dos gemelos idénticos. Uno de ellos debía consumir únicamente café, y el otro té. El futuro de Finlandia como país consumidor de café dependía de cuál de los gemelos se convertiría en el más saludable. ¡Imaginen la ansiedad en la que se sumió la nación! ¿Cambiar a té?

Una de las acuarelas en el museo, llamada “Coffee Ban” (Prohibición del café), muestra a una mujer escondiendo café en su cocina, mientras que la policía lo buscaba en otra habitación.

Este es un país que aún hoy toma su café negro, y como miembro de la Unión Europea, Finlandia y todo lo que ofrece, se ha convertido en la nueva tendencia. En las tiendas es posible encontrar máquinas para preparar espressos, y en cualquier lugar se pueden comprar lattes y mocas.

Pero los finlandeses toman café por su sabor, el mismo sabor que continúa inspirando todos los tuestes gourmet de Café Britt.

¿Cambiar a té? El país entero esperó mientras tomaba café a escondidas, hasta que llegó el fatídico momento que aseguró su futuro como consumidor de café…

El gemelo que tomó té,… murió primero.

Preguntas? Comentarios?

Comentario

Desea unirse a la conversación?

Deja tu comentario abajo Respetamos su información privada.











Comparta en


About Steve Aronson

New York coffee broker Steve Aronson founded Café Britt in 1985 to market roasted Costa Rican coffees to the world.


Tambien de este autor