Hacia una ética más amigable con el planeta

Volumen 49, . Comentarios

Hacia una ética más amigable con el planeta

El pasado 16 de Junio, tuve la oportunidad de exponer el enfoque Go Green Britt en la Conferencia Globe Costa Rica 2011 (http://costarica.globeseries.com/). Durante veinte años, las conferencias GLOBETM han acercado a líderes empresariales y de los gobiernos con los temas ambientales. En esta ocasión la conferencia giró en torno a cómo acelerar el camino hacia una economía baja en carbono, y participé en un panel exponiendo cómo las empresas privadas podemos contribuir a la transición de las economías hacia modelos más amigables con el ambiente.

Expliqué cómo en Britt hacemos muchas actividades en pro del ambiente, aún más durante este mes de Junio en que celebramos el Mes del Ambiente. Tratamos de involucrar a nuestros proveedores y clientes a que se unan a nuestros esfuerzos. Por ejemplo, en Manuel Antonio, la zona turística donde se localiza el Parque Nacional con el mismo nombre,  y donde además tenemos muchos clientes entre hoteles y restaurantes, realizaremos una actividad para reforestar la margen de un río durante los primeros días de Julio.

Pero más allá de las actividades que hacemos, considero que ha llegado el momento para que florezca una nueva ética de negocios que tome en cuenta los intereses de las futuras generaciones. En mi experiencia, una de las cosas que más nos impulsan a salir de nuestra zona de confort, a cambiar nuestra forma de pensar y actuar hacia costumbres más amigables con el planeta, ocurre cuando pensamos en nuestros hijos, y en los futuros hijos de nuestros hijos, y en los bienes naturales que nosotros disfrutamos y que esas otras generaciones podrían no disfrutar si actuamos irresp onsablemente.

Una forma de “internalizar” las externalidades negativas causadas por nuestra forma de vida moderna, es pensar en aquellos que nos sucederán.

Hace unas semanas el periódico inglés “The Economist” publicó en su artículo de portada, que a esta era los geólogos del futuro probablemente le llamarán la Era del Hombre (“The Anthropocene”), debido a que esos futuros geólogos observarán cambios grandes en el planeta, causados por el hombre, muchos  irreversibles. El sólo reconocimiento de estos hechos, de parte de un periódico que normalmente representa únicamente las tesis económicas que pueden ser demostrables, es en sí un hecho significativo. Que el periódico vea estos cambios causados por el hombre con preocupación, y que haga un llamado a la acción para ver cómo podemos entender mejor estos cambios y “manejarlos” de manera que no destruyamos el planeta, es otro paso en la dirección correcta.

Todavía el mercado no ofrece los incentivos suficientes para que las empresas demos la prioridad que merecen los temas ambientales. 

El consumidor no siempre está dispuesto a pagar más por un servicio o producto que reúna las buenas prácticas ambientales. En Britt lo experimentamos muy de cerca hace como 20 años cuando tuvimos que re-escribir todas las reglas de la época para poder desarrollar y vender un café orgánico.

Además, el gerente de hoy está sujeto a mucho menos presión de su compañía y de sus accionistas para mantener un rendimiento ambiental tan estricto como tiene que ser en lo financiero. Y el bajo rendimiento de una compañía en los temas ambientales casi no influye en el precio de las acciones comercializadas en las bolsas de valores, excepto en casos de desastres ecológicos como el derrame de petróleo en el Golfo de México. 

Mientras el mercado no ofrezca estos incentivos, las empresas privadas requerimos desarrollar y predicar una nueva ética de negocios. Una ética de negocios donde las voces de nuestros hijos, nietos y aquellos que les seguirán, puedan ser escuchadas.

Hasta la próxima,

Pablo

 

¿Preguntas? ¿Comentarios? Escríbame a pablo@cafebritt.com

Preguntas? Comentarios?

Comentario

Desea unirse a la conversación?

Deja tu comentario abajo Respetamos su información privada.