Es un Nuevo Mundo

Volumen 40, . Comentarios

El año pasado, durante esta misma época, pensamos que el mundo llegaba a su fin.

Los mercados colapsaban y los bancos no se comunicaban con sus clientes. Temimos que la gente dejara de comprar nuestro café en línea y que los turistas dejaran de venir. Los hoteles cerrarían y nadie compraría en nuestras tiendas.

Pensamos lo peor. La compañía se preparó para una caída en la ventas de hasta un 30%, por lo que reestructuramos todas nuestras operaciones, desde Costa Rica hasta Chile. Redujimos los inventarios, protegimos el flujo de caja y revisamos todos nuestros procesos para hacerlos lo más eficientes posibles. Incluso tuvimos que despedir parte de nuestro personal. Adoptamos un lema y basamos en él nuestro trabajo: HMCP, hacemos mucho con poco.

Tuvimos que actuar rápidamente y aunque tanto propios como ajenos han considerado a Café Britt una excelente organización desde hace ya muchos años, de pronto sentimos que también éramos una organización “simplificada y perfeccionada”. Y luego sucedió algo muy interesante.

Nuestra lista de clientes creció, aún teniendo menos personal e inventario. Las acciones decisivas y oportunas nos prepararon para lo peor, pero lo peor nunca llegó. El mundo no llegó a su fin. Algunos de nuestros mercados ya establecidos, como el de Perú, casi no sintieron la tan anunciada recesión. Para el mes de abril, los bancos ya nos estaban ofreciendo financiamiento con tasas más bajas.

Nuestros planes de expansión se aceleraron en junio; por ejemplo, en Chile abrimos dos nuevas tiendas en el aeropuerto las cuales se sumaron a las dos ya existentes en Santiago y Puerto Montt. Una de ellas está en Iquique, en el extremo norte del país; la otra se ubica en el aeropuerto de Puntarenas, el más comercial del hemisferio occidental, localizado al sur del país.

En Perú, nos pidieron construir otra tienda nueva ubicada en Urubamba, el corazón del Valle Sagrado, una conocida meca para el turismo y puerta de entrada a Machu Picchu.

Por otra parte, los altos impuestos que imposibilitan la exportación del café de Costa Rica hacia México, fue lo que nos llevó a iniciar una sociedad, y dentro de pocos meses esperamos tener una planta tostadora funcionando por completo. De esta forma, para el mes de noviembre estaríamos vendiendo cafés de calidad Britt, producidos con café mexicano proveniente de las altas montañas de Veracruz y Chiapas.

Pero en Costa Rica también han pasado cosas muy buenas. Uno de los grandes resorts de lujo en Playa Conchal, provincia de Guanacaste, nos solicitó encargarnos de dos de sus tiendas, y luego de sólo dos semanas de haber iniciado operaciones, desean que manejemos otras cuatro tiendas más. Además, este año y por primera vez en la historia, Sintercafé llevará a cabo su exposición mundial de café en Conchal.

Los amantes del café alrededor del mundo se darán cita en este resort y nuestros productos estarán a la vista de todos.

Pronto abriremos nuevas tiendas en dos de los hoteles de lujo más prestigiosos de San José, y esperamos abrir un total de 8 tiendas más en Costa Rica durante los próximos 12 meses. Además estamos negociando con otros cuatro aeropuertos en el Caribe.

Estaremos invirtiendo unos 5 millones de dólares en un período de un año para todos estos proyectos de expansión, y para ello estamos contratando personal.

Aunque nos preparamos para el fin del mundo, este nunca llegó. Las medidas que tomamos nos hicieron más fuertes y mantuvimos nuestro enfoque en la calidad. Nuestra presencia en el mundo está en aumento. Definitivamente. Este es un nuevo comienzo.

Preguntas? Comentarios?

Comentario

Desea unirse a la conversación?

Deja tu comentario abajo Respetamos su información privada.











Comparta en


About Steve Aronson

New York coffee broker Steve Aronson founded Café Britt in 1985 to market roasted Costa Rican coffees to the world.


Tambien de este autor