Costa Rica – Pura Vida!

Volumen 52, . Comentarios

Hace pocos días hablé de Costa Rica en un panel llamado Amcham Competitiveness Summit, una conferencia de alto nivel sobre la competitividad de este país. Me gustaría compartir con Uds. algo de lo que dije, y que aquellos de Uds. que han visitado Costa Rica y conocen el país de primera mano me escriban para ver si lo que voy a mencionar tiene sentido. Y si Ud. no ha visitado Costa Rica, le recomiendo que lo haga y espero que este artículo le ayude a formar su opinión de este pequeño y lindo país.

Mi contribución giró en torno a los valores que deberían sustentar el modelo de desarrollo económico “tico”.

El valor del respeto a la ecología

Costa Rica debe continuar su desarrollo en torno al respecto por el medio ambiente. Recientemente el país detuvo una concesión para la explotación de una mina de oro a cielo abierto. El Tribunal Constitucional de Costa Rica determinó que la empresa minera no obtuvo todos sus permisos usando criterios técnicos válidos. Pero este fue sólo el final de una serie de cuestionamientos y protestas que se dieron en todo el país debido a que el lugar donde se iba a realizar esta explotación minera es un bosque tropical húmedo con gran biodiversidad. El país celebró la cancelación de esta concesión como un gran logro en favor del medio ambiente. Este tipo de cosas pasan en muy pocos lugares del planeta, y uno de ellos es Costa Rica. El respeto por el medio ambiente y la “ética ecológica” que Costa Rica ha desarrollado son testimonio para el mundo, y son un activo con que el mundo cuenta. Este pequeño país ha logrado proteger en parques nacionales y otras formas de protección de la biodiversidad, aproximadamente un tercio de su territorio. El modelo llamado “Pago por Servicios Ambientales” mediante el cual los agentes privados se comprometen a conservar bosques para que no sean explotados, ha sido reconocido mundialmente.

El valor de ser pacifistas

Hace 63 años Costa Rica abolió el ejército. Este hecho no ocurrió en una región tranquila donde no era necesario defender al país, ocurrió en Centroamérica, que forma parte de Latinoamérica, en momentos en que la democracia era la excepción en la región. En estos 63 años Costa Rica ha visto a sus vecinos envueltos en guerras, hemos tenido dictadores a ambos lados de nuestras fronteras, y al día de hoy la zona Norte de Centroamérica es una de las regiones más violentas del mundo. Pero precisamente Costa Rica, en medio de tanta convulsión, dijo al mundo que prefería vivir sin un ejército, y propuso un modelo de defensa de su país y sus ciudadanos basado en la palabra, en la argumentación, en los acuerdos multilaterales, en la civilización, y no en la guerra. Hoy en día, los principales retos del país en materia de garantizar la seguridad están comprometidos por el rentable tránsito de las drogas que se producen en Suramérica y se consumen en Norteamérica. Estas redes han vulnerado la seguridad de muchos países de la región, y aunque Costa Rica continúa siendo el país más seguro de Centroamérica, se necesita el apoyo de la comunidad internacional para luchar contra un fenómeno que atrae a las mafias transnacionales. En medio de tantos problemas regionales, los niños ticos aprenden en la escuela que es mejor estudiar que hacer la guerra, que la solución está en las palabras y no en las armas. Les confieso que este aspecto de Costa Rica es lo que más satisfacción me causa de mi país. Costa Rica puede predicar la paz al mundo, porque ha apostado su existencia como país independiente en ella.

El valor de ser demócratas y abiertos a la gente

En Costa Rica no hubo grandes riquezas minerales ni grandes cantidades de población indígena, de manera que los conquistadores españoles más ambiciosos nunca se establecieron en estas tierras. Los españoles que decidieron habitar Costa Rica, tuvieron que trabajar junto a sus familias, y labrar la tierra ellos mismos. Así, durante la colonia, Costa Rica era la provincia más pobre y alejada de Centroamérica (la capital era Guatemala, y Panamá pertenecía a Colombia en Suramérica). Esto creó un pueblo abierto a los extranjeros, inmigrantes y visitantes. El turismo es sólo la última etapa de una historia de apertura de los ticos hacia los visitantes. Incluso, en los últimos 30 años el país recibió inmigrantes principalmente nicaragüenses que hoy suman entre un 12% y un 18% de la población de Costa Rica. Los ticos nos quedamos espantados cuando en las noticias se muestran barcos de africanos en condiciones infrahumanas a los cuales no se les permite desembarcar en Europa porque la inmigración se ve como un mal que hay que evitar a toda costa. Costa Rica es diferente, es un país abierto y también puede predicar sobre tolerancia con el ejemplo. Recientemente según una encuesta mundial de “marca país”, Costa Rica sale en primer lugar como el país de Latinoamérica con la mejor marca país, por encima de países tan grandes como Brasil y México, y de lugares con mayor crecimiento económico como Chile y Panamá. Además, según varias encuestas de “felicidad”, los costarricenses encabezan la lista como el “país más feliz del mundo”. Sin embargo, Costa Rica enfrenta retos crecientes y en una próxima columna analizaré estos retos, y hablaré sobre otros valores que considero son vitales para sustentar un modelo de desarrollo único en el mundo, el modelo “Pura Vida”.

Les deseo una época de navidad llena de bendiciones, y un año nuevo muy próspero

Hasta entonces...

¿Preguntas, comentarios?

Envíelos a pablo@cafebritt.com

Preguntas? Comentarios?

Comentario

Desea unirse a la conversación?

Deja tu comentario abajo Respetamos su información privada.











Comparta en


En esta edición:


Acerca de Pablo Vargas

Pablo Vargas - CEO Grupo Britt.


Tambien de este autor