¿Congelar o no congelar?

Volumen 30, . Comentarios

Mis padres viven en Florida y han estado ordenando café de Café Britt desde el día que iniciamos el programa de pedidos en 1991. Eso los convierte en nuestros primeros y más devotos clientes.

Tal y como ellos se mantienen ordenando y sintiéndose satisfechos con Café Britt, así también se mantiene mi paz mental, o preocupación, con respecto al servicio que les brindamos.

Así que se podrán imaginar mi reacción cuando al probar una taza de café en su cocina el Día de Acción de Gracias, descubrí que sabía añejo.

Sorprendido y un poco apenado, les pregunté qué pasaba con ese café. Mi mamá me dijo que acababa de sacarlo del congelador para preparar una taza.

Al parecer ellos mantienen el café en el congelador después de abrir una bolsa. Si sobra algo, lo ponen de nuevo en el congelador hasta la próxima vez que lo necesiten.

Esto es un “no-no” en la industria del café, a no ser que esté muy bien cerrada.

Me di cuenta de que si los padres de un experto en café no saben cómo almacenarlo, entonces muy probablemente muchos de nuestros clientes tampoco.

Por lo tanto, aquí está la información correcta, de parte de un hijo mortificado que desea que sus clientes, y principalmente sus padres, disfruten al máximo su Café Britt.

Nuestro café se empaca caliente, recién salido de la tostadora, en bolsas con válvulas de una sola vía. Esta válvula permite que los gases naturales del café se liberen conforme se enfría, pero mantiene el oxígeno afuera.

El oxígeno, la humedad y la luz son los agentes que más rápido hacen añejar el café.

 

Una bolsa sellada mantiene el café fresco por casi un año, y si desea alargar ese tiempo lo puede poner en el congelador. Pero, una vez que la bolsa se abre, a no ser que se cierre muy bien con el sistema especial que tiene, el oxígeno y la humedad entran y el proceso de añejamiento empieza.

Una vez que la bolsa se abre, es mejor preparar y beber el café tan pronto sea posible.

Nunca pongan una bolsa de café abierta en el refrigerador o en el congelador. El frío cambia la estructura molecular del café y provoca un añejamiento aún más rápido, y además el café absorbe cualquier olor con el que entre en contacto.

Usted no descongelaría un pescado para luego congelarlo de nuevo, ¿cierto? Entonces ¿por qué hacerlo con el café?

De igual manera, una bolsa de café molido se dañará más rápido que una bolsa de café en grano.

Moler el café lo expone aún más al oxígeno, la luz y la humedad.

Para poder disfrutar al máximo su Café Britt por un período de tiempo más prolongado, haga lo siguiente:

·         Guarde la bolsa abierta en un lugar fresco, donde no le pegue la luz del sol o en un recipiente sellado al vacío. Si la pone en el congelador asegúrese de que esté bien cerrada.

·         “Sorprenda” al café y utilice una prensa francesa.

¿Por qué? Bueno. Un grano de café es el estado más puro y tranquilo en el que puede estar.

Cuando altere esta “tranquilidad”, hágalo rápido para poder obtener el mejor sabor. Abra la bolsa, muela el café, póngalo en la prensa francesa, vierta el agua, presione el filtro hacia abajo, y bébalo. Eso es rapidez y le dará un mejor sabor al café. Un coffemaker o percolador convencional sería la segunda opción.

Por el contrario, los percoladores mantienen el café revolviéndose con el agua caliente. ¿Dónde está el elemento sorpresa? ¡Ciertamente no producirá un sabor óptimo!

Un mal almacenamiento y una mala preparación pueden arruinar hasta el más fino de los cafés gourmet. Eso lo sé, porque me di cuenta de eso en la casa de mis padres.

Trate al café como un organismo vivo y fresco. Trátelo con gentileza. Sorpréndalo, y entonces disfrutará el placer de un excelente café gourmet. Hágalo por usted. Hágalo por mí.

Preguntas? Comentarios?

Comentario

Desea unirse a la conversación?

Deja tu comentario abajo Respetamos su información privada.











Comparta en


About Steve Aronson

New York coffee broker Steve Aronson founded Café Britt in 1985 to market roasted Costa Rican coffees to the world.


Tambien de este autor